Reuniones por derecho propio y segunda convocatoria – Sociedad por Acciones Simplificada - Pluralidad de accionista para cómputo de quórum y mayorías decisorias.

Reuniones por derecho propio y segunda convocatoria – Sociedad por Acciones Simplificada – Pluralidad de accionista para cómputo de quórum y mayorías decisorias

Las reuniones con derecho propio son aquellas que la ley determina de manera imperativa la fecha y hora de celebración, en caso de que los socios-accionistas no hayan convocado a reunión ordinaria en los términos establecidos en las normas sobre la materia. Las reuniones de segunda convocatoria son las que a falta de quorum en la primera reunión se hace necesario volver a convocar.

 

Para cada una de estas reuniones existen unas reglas sustanciales para la sesión y deliberación, dentro de las cuales encontramos que en cada una de estas se sesionará y deliberara con un número plural de socios, independientemente de la cantidad de acciones que este represente como se dispone en el artículo 429 del Código de Comercio, el cual preceptúa:   

ARTÍCULO 429. REUNIONES DE SEGUNDA CONVOCATORIA POR DERECHO PROPIO-REGLAS. Subrogado por el art. 69, Ley 222 de 1995. El nuevo texto es el siguiente: Si se convoca a la asamblea y ésta no se lleva a cabo por falta de quórum, se citará a una nueva reunión que sesionará y decidirá válidamente con un número plural de socios cualquiera sea la cantidad de acciones que esté representada. La nueva reunión deberá efectuarse no antes de los diez días ni después de los treinta, contados desde la fecha fijada para la primera reunión.

Cuando la asamblea se reúna en sesión ordinaria por derecho propio el primer día hábil del mes de abril, también podrá deliberar y decidir válidamente en los términos del inciso anterior.

De la norma transcrita, se evidencia que una de las características sustanciales de dichas reuniones, es el número plural de socios, es decir, no opera el quorum ordinario estipulado en los estatutos o señalados en la ley, pero para las sociedades por acciones simplificadas, no es dable presumir dicho requisito sustancial, ya que la ley 1258 de 2008 no estipuló claramente las reglas aplicables a estas reuniones.

Si bien es cierto el artículo 22[1] de la Ley 1258 dispone que las determinaciones se adoptaran mediante voto favorable de un número singular o plural de accionistas, también es cierto que la misma norma preceptúa que en la asamblea se podrá deliberar con uno o varios socios, así mismo, cabe señalar el pronunciamiento emitido por la superintendencia de sociedades mediante concepto No. 220-007091 de enero 28 de 2015, el cual señala: Es indispensable poner de presente que en la exposición de motivos del Proyecto de Ley No. 39 de 2007, el cual dio origen a la Ley 1258 de 2008, se expresó lo siguiente: “Dentro de las innovaciones más relevantes que se proponen en el proyecto debe resaltarse la abolición de la pluralidad para quórum y mayoría decisorias-incluidas las reuniones de segunda convocatoria”.

Del presente concepto se logra evidenciar la intención del legislador de querer suprimir como requisito esencial la pluralidad de socios en la toma de decisiones, facultando así a elección de un solo accionista, por ende, el legislador permite la constitución de este tipo societario con la intervención de un único accionista.

De lo anterior, se logra concluir que a diferencia de los demás tipos societarios (sociedad anónima, limita, etc.) las sociedades por acciones simplificadas por la misma esencia que estas conllevan, es decir, su carácter único frente a la constitución por parte de un solo accionista, gozan de un régimen exceptuado frente a las otras sociedades.

Finalmente, de acuerdo con lo señalado el quórum para las reuniones de derecho propio y segunda convocatoria para las SAS, quedó de manera facultativa y no con carácter obligatorio.



[1] Código de Comercio. Artículo 22. quórum y mayorías en la asamblea de accionistas. Salvo estipulación en contrario, la asamblea deliberará con uno o varios accionistas que representen cuando menos la mitad más una de las acciones suscritas.

Las determinaciones se adoptarán mediante el voto favorable de un número singular o plural de accionistas que represente cuando menos la mitad más una de las acciones presentes, salvo que en los estatutos se prevea una mayoría decisoria superior para algunas o todas las decisiones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba