Reducción de la jornada y salario a los trabajadores que devengan un salario integral

Reducción de la jornada y salario a los trabajadores que devengan un salario integral

Es menester indicar que el hecho de disminuir el salario integral de un trabajador, por debajo del equivalente al mínimo integral, en atención a la reducción de su jornada de trabajo, no hace que dicho salario pierda la connotación de integral, toda vez que, al reducir la jornada de trabajo del empleado, se hace totalmente viable reconocer un salario integral proporcional al tiempo efectivamente laborado por el trabajador.

Si bien el Código Sustantivo del trabajo, en su artículo 132 establece que el salario integral no puede ser inferior a diez salarios mínimos legales mensuales vigentes, más el factor prestacional que no puede ser inferior al 30% de dicho monto, la Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia, mediante Sentencia 32310 del 28 de abril de 2009 dispuso que era viable que a un trabajador con salario integral que laborara menos de la jornada máxima legal, se le pagara el salario integral proporcional al tiempo u horas laboradas, por considerar que, aun cuando el salario mínimo y el salario integral no son sinónimos, el principio de proporcionalidad podía ser aplicado a ambos conceptos, así:

“Cuando el legislador, en el artículo 147-3 del CST, ordena que en caso de laborarse jornadas inferiores a las máximas legales, y se devengue el salario mínimo, éste regirá en proporción al número de horas efectivamente laboradas, lo que se establece es un control garantista mediante el desarrollo del principio de la proporcionalidad: al trabajador se le asegura que no se le esquilmará su estipendio con un ingreso inferior no correspondiente a la cantidad de tiempo respecto del salario mínimo legal total a percibir si laborara la jornada completa.

Por manera que, cuando el ad quem aplica dicho principio a un trabajador que pacta salario integral pero con una jornada de medio tiempo, la Sala estima que en ningún dislate jurídico incurre, ya que, con ello, asegura que dicha especial remuneración estará en adecuada correlación con el tiempo efectivo de trabajo, y no se le podrá remunerar con una cantidad inferior a la que proporcionalmente corresponde. Es palmario, además, que dicho numeral no consagra dicho   únicamente para el salario mínimo legal sino también para el salario convencional, lo que denota el carácter no exclusivo de la disposición”.

Ahora bien, es importante precisar que sobre los aportes al Sistema Integral de Seguridad Social, en el caso que un trabajador devengue menos del salario mínimo integral, la Compañía deberá realizar las cotizaciones al Sistema sobre el setenta por ciento (70%) del valor que efectivamente se esté reconociendo al trabajador, y no sobre el salario mínimo integral completo, toda vez que se debe reportar al Sistema el salario realmente devengado por el empleado y no información alejada de la realidad, puesto que podría derivar en eventuales reclamaciones en contra de la Empresa.

Finalmente, y a modo de conclusión, si bien el salario integral de los trabajadores se ve disminuido proporcionalmente a la reducción de la jornada acordada entre las partes, el mismo no perderá la connotación de salario integral, puesto que su pago se hará proporcional al tiempo laborado, y en esa medida no se le cancelará la prima legal de servicios, ni se consignarán cesantías a ningún fondo ni se le pagarán intereses sobre las cesantías.

Por: Laura Silva Barrera – Consultora de Servicios Legales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *