¿Qué son las franquicias y qué tipos existen?

En primer lugar, es importante tener claro qué es una franquicia; así pues, una franquicia es una forma de negocio donde una persona o empresa, llamado franquiciante, cede a otra denominada franquiciado, el derecho de explotación de su sistema de negocio, lo anterior a cambio de una contraprestación económica.

En ese sentido, los elementos esenciales de este tipo de modelo de negocio son:

  • Franquiciante: siendo la persona jurídica o natural dueño de la marca y quien tiene el know how del negocio.
  • Franquiciado: siendo la persona jurídica o natural que desarrolla el negocio.
  • Marca: el objeto central del negocio es la marca, siendo esta la que se va a explotar.
  • Know how: es el saber de las cosas, el saber cómo se hace, el conocer el proceso, los lineamientos, requisitos y demás particularidades de la marca.
  • Contrato: es la forma de formalizar el negocio entre las partes, donde se establecerán condiciones y obligaciones para los extremos contractuales.

Ahora bien, las franquicias están clasificadas de acuerdo a la necesidad de las partes, en ese sentido, los tipos de franquicias son:

  1. Franquicia de producción

En este modelo, el franquiciante es quien fabrica/elabora los productos y el franquiciado es quien se encarga de venderlos, en este tipo lo normal es que medie un acuerdo de exclusividad para el franquiciado, dando la seguridad que esta persona natural o jurídica solo comercializará sus productos.

  1. Franquicias comerciales

Estas franquicias son aquellas en las cuales el franquiciante cede a sus franquiciados todos los elementos para ofrecer los productos y servicios a un cliente final. Siendo una cadena ágil y eficiente.

  1. Franquicias de distribución

El franquiciante revende los productos elaborados por los franquiciados, generalmente, esta distribución se hace a través de otros franquiciados que son seleccionados para ello.

  1. Franquicias de servicio

En este tipo de franquicia la mayor exigencia es para el franquiciado, pues se exige un alto nivel de cumplimiento con la prestación específica del servicio al cliente final, así pues, el know how toma gran relevancia.

De esta manera, al momento de conformar una franquicia es de gran importancia establecer que tipo se implementará de conformidad con las necesidad y finalidades de las partes, a su vez, también será necesario determinar si para ello se actuará como una persona natural o, por el contrario, se conformará una persona jurídica, es decir una sociedad.

Finalmente, al momento de emprender por el modelo de franquicia, independientemente si eres el franquiciante o el franquiciado, se debe indagar sobre todos los permisos y licencias ya sean propias de la actividad, del sector en el que se va a desarrollar o de la zona, lo anterior con el fin de evitar eventuales inconvenientes legales que puedan dar lugar a que el proyecto no se desarrolle de la mejor manera.

Por: Laura Silva Barrera – Consultora de Servicios Legales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *