¿Qué es una fusión de una sociedad mercantil?

La fusión es una figura jurídica, por la cual, mediante una reforma estatutaria, una o más sociedades se disuelven sin liquidarse, con la finalidad de traspasar todos sus activos y pasivos, derechos y obligaciones a otra sociedad, denominada “absorbente” o para crear una nueva sociedad, lo anterior de conformidad con lo señalado en el artículo 172 del Código de Comercio.

Así pues, la fusión de sociedades comerciales requiere de una autorización por parte de la Superintendencia de Sociedades, de conformidad con lo consagrado en la Ley 22 de 1995 numeral 7 del artículo 84.

Ahora, dicha autorización puede ser de manera general o de manera previa:

a. Régimen de autorización general:

Este régimen aplica a sucursales de sociedad extranjera o empresa unipersonal que no se encuentre mencionada en la Circular Básica Jurídica, también se aplica a cualquier sociedad.

Las anteriores sociedades, deben cumplir con la totalidad de requisitos de transparencia y revelación y, adicionalmente, los demás requisitos legales que requieran para esta reforma.

b. Régimen de autorización previa:

 Este régimen aplica para:

  • Las sociedades controladas por la Superintendencia de Sociedades.
  • Las sociedades vigiladas por la Superintendencia de Sociedades por una causal distinta a la señalada en el artículo 2.2.2.1.1.1 del Decreto 1074 de 2015 (por activos o ingresos).
  • Las sociedades en las que se verifique la existencia de la causal prevista en el artículo antes mencionado con otra de las causales descritas en el decreto aludido.
  • Las sociedades sometidas a la supervisión de otra Superintendencia que no cuente con la facultad de otorgar la autorización de fusión.
  • Cuando en una operación de fusión o escisión participen sociedades vigiladas por la Superintendencia de Sociedades y otras Superintendencias o entidades del Estado que tenga competencia para autorizar dichas reformas, el respectivo proceso requerirá autorización previa por parte de este organismo en el evento en que la sociedad absorbente continúe vigilada por esta superintendencia.
  • Las sociedades vigiladas por la Superintendencia de Sociedades por la causal señalada en el artículo 2.2.2.1.1.1 del Decreto 1074 de 2015.

Finalmente, previo a cualquier tipo de reforma estatutaria, se debe analizar si la figura jurídica resuelve la necesidad que busca la empresa y sus socios, o si, por el contrario, se deben analizar otras estrategias financieras y legales para buscar el mayor beneficio y evitar afectaciones a futuro.

Por: Laura Silva Barrera – Consultora de Servicios Legales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba