¿QUÉ ES UNA BONIFICACIÓN LABORAL?

Es habitual que, dentro de los contratos laborales y condiciones contractuales, las partes acuerden que la Empresa reconocerá a los empleados determinado valor por concepto de “bonificaciones”, dando por hecho que las mismas no hacen parte del salario, pero ¿realmente por el hecho de denominarse bonificaciones se excluyen para ser base salarial?

Así pues, em primer lugar, cuando se habla de bonificación se hace referencia a un reconocimiento monetario al empleado por una razón puntual, es decir, es algo adicional al valor básico.

En ese sentido, existen bonificaciones obligatorias, que son aquellas pactadas en el contrato de trabajo y, por ende, generan la obligación de pago para el empleador y, por otro lado, las bonificaciones por mera liberalidad, es decir, estas dependen de la voluntad del empleador de reconocerlas o no.

Es en este punto, donde es de gran relevancia conocer cuando estos pagos son susceptibles de ser tratados como un concepto distinto no constitutivo de salario; así pues, el Código Sustantivo del Trabajo en su artículo 128 establece:

“No constituye salario las sumas que ocasionalmente y por mera liberalidad recibe el trabajador del empleador”

Por lo anterior, para que un pago de mera liberalidad efectivamente tenga esta connotación deberá ser:

  • Ocasional- debe ser reconocida esporádicamente, de lo contrario, si está es habitual, tomará una connotación salarial, pese a que las partes hayan establecido lo contrario.
  • Voluntario– es decir, no existe obligación ni legal ni contractual de reconocer el pago.
  • No debe ser una contraprestación directa del trabajo de los empleados– lo anterior, en la medida que todo lo que le sea dado al empleado, ya sea en dinero o en especie en razón a su servicio, se denomina salario.

Así las cosas, al ser estos pagos voluntarios, la Empresa puede dejar de reconocerlos de forma unilateral, sin que media autorización del empleado, contrario a las bonificaciones pactadas en el contrato, en la medida que estas para ser revocadas, sí deben contar con la voluntad de los dos extremos de la relación laboral.

Finalmente, y dando respuesta a la pregunta inicial, no todos los pagos por denominarse “bonificaciones” se entienden no salariales, en ese sentido, cada caso debe ser analizado de forma particular, para así establecer si se está frente a un pago constitutivo o no de salario, como también para analizar las estrategias jurídicas más beneficiosas tanto para empleador como para trabajador.

Por: Laura Silva Barrera – Consultora de Servicios Legales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba