Potestad del empleador para modificar condiciones laborales

Es común que, dentro de un contrato de trabajo, se realicen algunas modificaciones laborales como respuesta a cambios en la operación o simplemente cambios administrativos, es por ello, que para muchos empleadores y trabajadores surge el interrogante de ¿Qué condiciones puede modificar el empleador de forma unilateral?

Así pues, en primer lugar, es pertinente poner de presente que el empleador tiene la potestad de establecer las condiciones de tiempo, modo y cantidad de trabajo de cara a la prestación personal de sus empleados, lo anterior dada la subordinación que existe como elemento de la relación laboral, sin embargo, esta facultad está limitada por el respeto hacia el trabajador, imposibilitando así la modificación unilateral de algunas condiciones, como por ejemplo la remuneración y el cargo.

Lo anterior, bajo la premisa que las condiciones laborales inicialmente pactadas no pueden ser desmejoradas, pues de realizar alguna modificación de manera unilateral, es decir, sin contar con el consentimiento previo del trabajador y, que esta resultara negativa para el mismo, se entendería como un perjuicio para el empleado, ocasionado un eventual riesgo de reclamaciones judiciales o administrativas para la Empresa.

Así pues, en cuanto al salario, como se mencionó anteriormente, su modificación requiere de un acuerdo entre los dos extremos de la relación laboral, el cual se debe formalizar mediante la suscripción de un otrosí al contrato de trabajo, donde se establezca de forma clara y sin error a equivocación la voluntad del empleado de realizar la reducción en su salario.

Por otro lado, en lo que respecta al cambio de jornada, es pertinente señalar que la jornada y el horario son conceptos distintos, pues la jornada hace referencia al tiempo acordado entre las partes o el máximo establecido por ley, mientras que el horario es la duración de ese tiempo máximo.

De esta manera, frente a la modificación de la jornada, el empleador no lo podrá realizar de forma unilateral, sino que por el contrario al igual que en la reducción del salario, se debe contar con el consentimiento previo del trabajador, formalizándolo en un otrosí, lo anterior, con el fin que de presentarse eventuales reclamaciones por parte del empleado por desmejoras en sus condiciones laborales, el empleador pueda argumentar que dichos cambios se realizaron de mutuo acuerdo, desvirtuando así un abuso en su potestad de subordinación.

Finalmente, cuando la modificación versa exclusivamente sobre la modificación del horario, este cambio sí podrá realizarse de forma unilateral por el empleador, sin desconocer el pago de recargos y demás conceptos a los que hubiere lugar.

Por: Laura Silva Barrera – Consultora de Servicios Legales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba