GENERALIDADES SOBRE EL TRABAJO DOMINICAL

El artículo 172 del Código Sustantivo del Trabajo establece el domingo como el día de descanso semanal remunerado al que tienen derecho todos los trabajadores por haber laborado toda la semana.

Ahora bien, el trabajo en el domingo puede ser ocasional o habitual. Se considera trabajado dominical ocasional cuando dentro de un mismo mes calendario se laboran dos o menos domingos y, por el contrario, se considera habitual, cuando en un mismo mes se laboran tres o más domingos.

Así pues, de conformidad con el artículo 180 del Código Sustantivo del Trabajo, el empleador tiene derecho al pago de la siguiente manera:

  • Excepcional: el trabajador tiene derecho al pago del recargo O a un día de descanso compensatorio.
  • Habitual: el empleado tiene derecho al pago del recargo Y al día de descanso compensatorio.

De esta manera, en lo que respecta al día de descanso compensatorio, deberá ser disfrutado dentro de la semana inmediatamente siguiente al domingo laborado.

Por otro lado, en lo que respecta al pago del recargo, de conformidad con la normatividad vigente, se debe aplicar un recargo del 75% sobre el salario ordinario por cada hora laborada, es decir, proporcional a las horas trabajadas.

Finalmente, es pertinente aclarar que no es obligatorio laboral los domingos, esto ocurre o por las condiciones pactadas inicialmente entre las partes o por un eventual requerimiento del empleador, es decir, por la necesidad del servicio, sin embargo, existen casos en los cuales, si es obligatorio laboral los domingos, estos son:

  1. Labores agrícolas, forestales y ganaderas cuyas actividades no sean susceptibles de interrupción (Art. 185-A CST).
  2. Labores que no sean susceptibles de interrupción por naturaleza o por motivo de carácter técnico o cuyas necesidades no puedan postergarse, como servicios farmacéuticos, servicios públicos, producción y distribución de alimentos.
  3. La jornada de 36 horas semanales (Art. 20, lit. c, L 50/1990), donde sólo se tendrá derecho a un descanso compensatorio remunerado.
  4. En el caso de la jornada flexible

Por: Laura Silva Barrera – Consultora de Servicios Legales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba