Generalidad de pactar con un empleado la figura de “disponibilidad”

La disponibilidad debe entenderse como la obligación especial que tiene una persona de encontrarse a disposición de trabajar y acudir a cumplir con determinadas funciones en el momento en que su Empleador lo exija, es decir, la persona podrá salir del lugar de trabajo y realizar actividades no laborales; sin embargo, estando atento al llamado de la Compañía.

Sin embargo, la disponibilidad no puede ser durante 24 horas los siete días a la semana y la misma deberá estar delimitada en turnos de disponibilidad.

Ahora bien, es de indicar que la Corte Suprema de Justicia, mediante Sentencia de SL5584-2017 Radicación No. 43641 de fecha 05 de abril de 2017, estableció que el hecho que una persona esté sometida a la mera disponibilidad (así no esté desarrollando ninguna función) le genera el derecho a devengar un pago.

En ese sentido, si se es emprendedor y se va a pactar con los empleados la figura de disponibilidad, se debe tener en cuenta la forma de remunerarse:

a. En primer lugar, si el trabajo se activa en el turno de disponibilidad y se ejecuta dentro de la jornada laboral pactada con cada trabajador, no hay lugar a ningún pago adicional, pues la actividad en el turno de disponibilidad se ejecuta como parte de la jornada pactada y por ende está remunerada con el salario. 

b. En segundo lugar, si se genera la activación del trabajo en disponibilidad excediendo la jornada laboral pactada, permaneciendo la persona atenta al llamado de la Empresa, se genera lo siguiente:

  • Primero, que la simple disponibilidad, aquella en que la persona está disponible pero no trabaja efectivamente, es decir no se activa el servicio, debe ser remunerada. Para estos casos, nuestra consideración es que la misma sea remunerada con un pago de carácter salarial a título de disponibilidad que se tome en cuenta para cálculo de prestaciones sociales, aportes a seguridad social, vacaciones e indemnizaciones.  Dicho pago se registrará en nómina y en los comprobantes respectivos como un pago por disponibilidad que se reconocerá en proporción a las horas en que la persona esté en simple disponibilidad durante el turno. 
  • Respecto de lo anterior, el criterio nuevo establecido por la Corte implica que el pago por la simple disponibilidad sea equivalente lo que correspondería por concepto de recargos por trabajo suplementario en relación con las horas de disponibilidad, siendo que si bien el valor es equivalente su pago es a título de disponibilidad. 
  • Respecto de las horas reportadas como trabajo efectivo, esto es, cuando la persona se activa y trabaja mientras está en disponibilidad, tales horas ya no serán remuneradas a título de disponibilidad y por el contrario deberán reportarse en nómina bajo el título de los recargos a que haya lugar bien sea suplementario diurno o nocturno, dominical y/o festivo.

Por último, es importante señalar que la disponibilidad debe estar expresamente pactada con los trabajadores, de lo contario el no tener establecida la obligación especial de disponibilidad y asignar turnos de disponibilidad, podrá generar eventuales reclamaciones por parte de los empleados, lo que podría ocasionar que un juez laboral declare que los trabajadores estaban sometidos a turnos de disponibilidad, ordenando el pago de este concepto y la respectiva reliquidación de prestaciones sociales y aportes al Sistema de Seguridad Social al tratarse de un pago de naturaleza salarial.

Por: Laura Silva Barrera – Consultora de Servicios Legales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba