DECLARADA INCONSTITUCIONAL LA NORMA QUE HABILITABA A LOS EMPLEADORES A ESTABLECER EN EL REGLAMENTO INTERNO DE TRABAJO (RIT) LAS ACTIVIDADES QUE NO PODÍAN EJECUTAR LAS MUJERES.

DECLARADA INCONSTITUCIONAL LA NORMA QUE HABILITABA A LOS EMPLEADORES A ESTABLECER EN EL REGLAMENTO INTERNO DE TRABAJO (RIT) LAS ACTIVIDADES QUE NO PODÍAN EJECUTAR LAS MUJERES

En primera medida, es pertinente manifestar que el numeral 13 del artículo 13 del Código Sustantivo del Trabajo, manifiesta:

“Artículo 108: CONTENIDO: El reglamento debe contener disposiciones normativas de los siguientes puntos:

13. Especificaciones de las labores que no deben ejecutar las mujeres y los menores de dieciséis”

Así pues, el Código Sustantivo del Trabajo consagraba expresamente que, dentro de los Reglamentos Internos de cada Compañía, debía existir un aparte referente a las actividades que no debían y/o podían ejecutar las trabajadoras únicamente por su condición de mujer, sin tener en cuenta las capacidades y habilidades de estas.

En ese sentido, la Corte Constitucional declaró inconstitucional la norma anteriormente señalada, en la cual el empleador consagraba en el RIT las labores que no podían realizar las mujeres en su calidad de trabajadoras, es decir, retiró del ordenamiento jurídico la expresión “las mujeres”.

Así las cosas, dicho pronunciamiento se basó en la vulneración a el preámbulo, artículo 1° referente a la dignidad humana, artículo 13 referente a la igualdad y no discriminación y, el artículo 43 relacionado con la igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres, consagrados en la Constitución Política; adicionalmente, el alto Tribunal manifestó que esta norma tenía una “concepción patriarcal”, encontrándose descontextualizada de cara a la época, sin tener ningún fundamento constitucional válido.

A su vez, la Corte Constitucional manifestó que el contemplar este aparte relacionado a las actividades que no podían ser ejecutadas por mujeres, únicamente por su sexo, iba en contra de la protección reforzada que se ha dado y buscado para las mismas a lo largo de la historia, tanto nacional como internacionalmente, de cara a evitar estereotipos y estándares discriminatorios.

Finalmente, esta declaración de inconstitucionalidad no puede ser entendida como que los empleadores no tienen la potestad de realizar diferenciaciones entre actividades que pueden realizar hombres y mujeres, toda vez que, dicha diferenciación puede existir cuando la misma no está basada en el sexo, sino en criterios objetivos y demostrables.

Por: Laura Silva Barrera – Consultora de Servicios Legales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *