Aplicación de los artículos 290 y 147 del Estatuto Tributario en referencia a las pérdidas fiscales acumuladas.

Aplicación de los artículos 290 y 147 del Estatuto Tributario en referencia a las pérdidas fiscales acumuladas

Con la emergencia social que se ha vivido durante el año 2020, algunas empresas que traían pérdidas acumuladas incrementaron las mismas y otras se acogieron a acuerdos de reorganización, ya que muchas compañías presentaron problemas de liquidez por la coyuntura y pagar sus pasivos íntegramente generó más deuda, razón por la cual se trae a colación el análisis de los artículos en mención.

Para el caso de las compañías que acumularon pérdidas durante este año y años anteriores, el estatuto tributario señala en los artículos 147 y 290 la forma en la cual se podrán compensar las pérdidas y excesos de renta presuntiva que se tengan al cierre fiscal.

 

La compensación de pérdidas fiscales corresponde a una minoración estructural y no a un beneficio tributario, pues su verdadero propósito no es incentivar con fines extrafiscales, sino hacer efectivo el principio de equidad establecido en el artículo 363 de la Constitución Política de Colombia, en el pago del impuesto a la renta, al permitirle a las sociedades compensar las pérdidas fiscales que han tenido en periodos anteriores; es decir, su finalidad es evitar perjuicios a las sociedades afectadas por desempeños económicos negativos y permitirles compensar las eventuales pérdidas sufridas en atención a su real capacidad de pago.

 

Con base en lo anterior, las sociedades podrán compensar las pérdidas fiscales con las rentas líquidas ordinarias que se obtengan en los doce (12) períodos gravables siguientes, de acuerdo con lo preceptuado en el artículo 147 del Estatuto Tributario.

En el caso de qué la pérdida fiscal de un año no pueda ser compensada en su totalidad en los años siguientes, el valor restante podrá compensarse en los años posteriores. No obstante, las pérdidas que se acumularon desde el año 2007 hasta el cierre del año 2016 no tienen tiempo límite de compensación.

 

Es importante resaltar que las pérdidas fiscales que son originadas por ingresos no constitutivos de renta ni de ganancia ocasional, y en costos y deducciones que no tengan relación de causalidad con la generación de la renta gravable, en ningún caso podrán ser compensadas con las rentas líquidas del contribuyente, sin olvidar que se deben reconocer activos por impuestos diferidos por concepto de pérdidas fiscales cuando exista una certeza razonable de que se generarán utilidades a futuro.

 

La Ley 1819 de 2016 adicionó el régimen de transición del artículo 290 al Estatuto Tributario para el cálculo de las pérdidas fiscales generadas antes de 2017 en el impuesto sobre la renta y complementarios y/o en el Impuesto sobre la Renta para la Equidad (CREE), las cuales serán compensadas teniendo en cuenta la siguiente fórmula.

En este aparte se debe tener presente que en la Sentencia C087 del 27 de febrero del 2019, la Corte Constitucional le hizo un ajuste al artículo 290 donde indica que las pérdidas se pueden reajustar fiscalmente, máximo hasta el reajuste fiscal del 2016, lo que significa que las pérdidas que se tienen acumuladas hasta el año 2016 podrán reajustarse, es decir, si una compañía tiene una pérdida en el año gravable 2014, podrá reajustar al cierre del año 2015, reajustar en el año 2016 y compensar en el año 2016 y años posteriores aplicando el artículo 290 del Estatuto Tributario, sin olvidar que el reajuste fiscal mencionado no aplica para las pérdidas obtenidas en los años 2017 y posteriores.

 

Un ejemplo de esto sería:

La empresa X tiene una pérdida acumulada a 2015 de $64.000.000 y un CREE de $5.000.000, teniendo en cuenta el reajuste fiscal del año 2016, aplicando el artículo 290 ET, sería:

A continuación, la aplicación de la fórmula establecida en el artículo 290 del Estatuto Tributario:

Lo que implica que la compañía tendrá un saldo disponible para compensar en pérdidas de $51.807.824.

 

Ahora, para el valor de los excesos de renta presuntiva y de excesos de base mínima generados antes de 2017 en el impuesto sobre la renta y complementarios y en el Impuesto sobre la Renta para la Equidad (CREE), según sea el caso que vayan a ser compensadas en el año gravable 2017 y posteriores, será el siguiente:

Continuando con el ejemplo anterior:

La empresa X en el año 2015 tiene un exceso de renta presuntiva por $15.000.000 y de CREE por $2.000.000, teniendo en cuenta el reajuste fiscal del año 2016 y aplicando el artículo 290ET, sería:

A continuación, la aplicación de la fórmula establecida en el artículo 290 del Estatuto Tributario:

Lo que implica que la compañía tendrá un saldo disponible de excesos de $12.377.188.

 

No se puede olvidar que el exceso de renta presuntiva sobre la renta líquida ordinaria podrá compensarse con las rentas líquidas ordinarias determinadas dentro de los cinco (5) años siguientes, por lo tanto, tendrá prioridad esta compensación sobre las pérdidas fiscales acumuladas.

 

Por otra parte, la Ley 2010 de 2019 introdujo el artículo 117 indicando que para las declaraciones del artículo 147 y 714 del Estatuto Tributario, el tiempo de firmeza será de 5 años, para los contribuyentes que estén sujetos al Régimen de Precios de Transferencia y que determinen o compensen pérdidas.

 

Finalmente, las compensaciones de que trata el artículo anterior solo podrán realizarlas las personas jurídicas del Régimen Ordinario y del Régimen Tributario Especial, los contribuyentes que se trasladaron al Régimen Simple no pueden realizarlas.

Por: Nancy Agudelo – Senior de servicios contables y tributarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *